Comestibles

Los regalos comestibles son siempre una buena opción: nunca van al fondo del armario, no ocupan espacio y a poco tragoncetes que sean siempre les va a gustar.